martes, 7 de noviembre de 2017

Nuevas presentaciones de "Bien de Barrio"

El sábado 11 de noviembre a las 20.30hs se presenta el espectáculo "Bien de Barrio".
La Actríz y cantante Liliana Abayieva junto al músico y cantor Aldo Videla, presentarán Tangos, Milongas y poemas.

Será en el Centro Cultural El Alambique, Griveo 2350, Villa Pueyrredón, Ciudad de Buenos Aires.

ENTRADA A LA GORRA
¡Te esperamos!

sábado, 9 de septiembre de 2017

"Bien de Barrio" nuevamente en la Ciudad de Buenos Aires

El domingo 10 de Septiembre a las 18hs se presenta el espectáculo "Bien de Barrio". La Actríz y cantante Liliana Abayieva junto al músico y cantor Aldo Videla, presentarán Tangos, Milongas y poemas.

Será en el Centro Cultural El Alambique, Griveo 2350, Villa Pueyrredón, Ciudad de Buenos Aires.

RESERVAS al 4571 6140 ¡Te esperamos!

jueves, 10 de agosto de 2017

"Bien de Barrio" en la Ciudad de Buenos Aires

El domingo 10 de Septiembre a las 18hs se presenta el espectáculo "Bien de Barrio".
La Actríz y cantante Liliana Abayieva junto al músico y cantor Aldo Videla, presentarán Tangos, Milongas y poemas.
Será en el Centro Cultural El Alambique, Griveo 2350, Villa Pueyrredón, Ciudad de Buenos Aires.
RESERVAS al 4571 6140
¡Te esperamos!

martes, 28 de febrero de 2017

Lilita en La Hora de los Pibes


Cuando conducía el programa para niños "La hora de los pibes, con Lilita".
Canal 13, canal 11 y canal 7, durante los años 1964, 1965 y 1966
Acompañando la infancia de una generación 
Liliana Abayieva - Lilita








miércoles, 22 de febrero de 2017

Clases de Tango en Buenos Aires con Liliana y Rosendo

👠👠👠 Seguimos con nuestras clases de Tango ❤️
🍀 En verano martes miércoles y jueves 🍀
Consultá nuevos horarios al +54 9 11 30625014 ☎️
y al teléfono fijo 011 4568 3139
Estamos en Villa Devoto, Capital Federal.
Liliana y Rosendo


viernes, 20 de mayo de 2016

Algo que se creía perdido

Ella tenía una asignatura pendiente: Cincuenta años, porteña, no había aprendido a bailar el tango.
Alguna vez, en uno de sus viajes, le preguntaron, cómo siendo de Buenos Aires no sabía bailarlo. Y sintió mucha verguenza.

Fue por el mes de Julio que comenzó a picarle el bichito de la curiosidad de aprender lo que tanto le fascinaba y que le parecía muy difícil. Una nochecita se encontró en el Gran Café con el periodista; ese, el que se las sabía todas y que le batió la justa, el mejor lugar, la mejor profesora.

Hacia allí fue, trotando por las vereditas del sur, esa noche oscura y fría. Abrió la puerta despacito, era un lugar extraño, feo y sucio, pero había mucha gente, muchos extranjeros, tal vez alemanes. Un intérprete traducía las indicaciones que le daban los asistentes y estos repetían y repetían los pasos al compás de la música. La clase ya estaba comenzada, había llegado tarde. Buscó otro lugar que le gustara más para poder hacer su experiencia.

Al dia siguiente se encaminó a la Vieja Confitería, era la hora de la siesta, al ascender las escaleras subía un penetrante olor a café con leche mezclado con olor a gatos. ¿A dónde iba? ¿Qué estaba haciendo? ¿Qué descubriría? Sus ojos se mostraron asombrados al encontrarse con un gran salón con columnas de mármol, boisere de caoba, grandes espejos y mesitas cubiertas con manteles rojos, y parejas en la pista bailando, otras sentadas en las mesas, y la música, la arrebatadora música.

Allí dió sus primeros pasos, con temor, con verguenza, le resultaba endemoniadamente difícil, hacia años que no bailaba, que no gustaba del encuentro de sus músculos con el ritmo de la música, de esa música que se le metió por los oídos, le invadía el pecho y le bajaba por las piernas hasta llegar hasta sus pies calzados con fina y suave gamuza negra. Su cabeza estallaba, los suspiros y el aliento retenido y entrecortado resaltaban el compás del tango que definitivamente se instaló en su vida.

Muy grande fue su entusiasmo al poder comprobar al cabo de muchos meses que ya podía deslizarse sobre las lustrosas baldosas o el parquet reluciente. Al irse metiendo en el corazón de la danza sus deseos de mejorar aumentaron y conoció así a las personas que mejor le enseñaron. Fue descubriendo poco a poco los secretos, códigos, signos y rituales de la milonga. Simples pero misteriosos, en esos encuentros de hombres y mujeres abrazados.

Y allí estaban ellos, los flacos porteños, casi todos más de cuarenta, respetuosos y amables, a veces engreídos sabiéndose buenos bailarines, otros falsamente modestos. Con guiños o señas varios las invitaban a bailar. El día que un milonguero la sacó a bailar fue su triunfo, ya tenía la patente puesta, aunque sea de tanguera.

Milongueras eran las de antes, las que no habían ido a la academia, las envidiaban y admiraban porque nunca dejaban de bailar en una pista, eran las más solicitadas. Ella, con humildad, explicaba que era nuevita, que recién empezaba, que le dieran tiempo.

Hizo nuevas amistades, mujeres y hombres solos que estaban ansiosos por saber bailar cada día mejor. Todos recorrían la ciudad en busca de distintos lugares donde practicar. La pasaban bien, se volvían a sentir jóvenes, admiradas, y todo gracias al tango. Era como recuperar algo que se creía perdido, algo misterioso y pasional se había instalado en sus corazones.

Liliana Abayieva

El Abrazo

El Abrazo es en el tango lo que distingue a esta danza popular de las demás.
El Abrazo es la entrega a la danza.
Es el "abran cancha", la preparación a salir a bailar con toda la presencia de la pareja. Así, abrazados, estamos los protagonistas interiormente compenetrados en lo que vamos a bailar a compás de la música.
Es una de las posiciones corporales más difíciles de lograr en elegancia y soltura.

Cuando comencé mi acercamiento al tango fue muy difícil para mi incorporar con mi compañero esta particular entrega corporal. A pesar de que soy actriz y durante años entrené mi cuerpo en variadas técnicas corporales, para estar en el escenario o en el set con soltura y relación en todos los personajes que me tocó corporizar, tardé un poco en darme cuenta de la postura, y por ser mujer, en eliminar ese prejuicio que solemos tener en encontrar en el compañero de baile otra intención que no sea solamente la de bailar.
Cuando percibí que era "el tango" el que solicitaba esa entrega común, todo fue muy fácil y cómodo, y no hubo otro pensamiento mas que la música, que era la que guiaba los cuerpos en el espacio para lograr la belleza.

Por todo esto es necesario hablar continuamente del abrazo con todos los que se acercan al tango, para explicar y comprender el cobijo del hombre hacia la mujer, para compartir los dos un camino de encuentro cósmico de 3 minutos acompañados por los acordes de la música.