martes, 28 de febrero de 2017

Lilita en La Hora de los Pibes


Cuando conducía el programa para niños "La hora de los pibes, con Lilita".
Canal 13, canal 11 y canal 7, durante los años 1964, 1965 y 1966
Acompañando la infancia de una generación 
Liliana Abayieva - Lilita








miércoles, 22 de febrero de 2017

Clases de Tango en Buenos Aires con Liliana y Rosendo

👠👠👠 Seguimos con nuestras clases de Tango ❤️
🍀 En verano martes miércoles y jueves 🍀
Consultá nuevos horarios al +54 9 11 30625014 ☎️
y al teléfono fijo 011 4568 3139
Estamos en Villa Devoto, Capital Federal.
Liliana y Rosendo


viernes, 20 de mayo de 2016

Algo que se creía perdido

Ella tenía una asignatura pendiente: Cincuenta años, porteña, no había aprendido a bailar el tango.
Alguna vez, en uno de sus viajes, le preguntaron, cómo siendo de Buenos Aires no sabía bailarlo. Y sintió mucha verguenza.

Fue por el mes de Julio que comenzó a picarle el bichito de la curiosidad de aprender lo que tanto le fascinaba y que le parecía muy difícil. Una nochecita se encontró en el Gran Café con el periodista; ese, el que se las sabía todas y que le batió la justa, el mejor lugar, la mejor profesora.

Hacia allí fue, trotando por las vereditas del sur, esa noche oscura y fría. Abrió la puerta despacito, era un lugar extraño, feo y sucio, pero había mucha gente, muchos extranjeros, tal vez alemanes. Un intérprete traducía las indicaciones que le daban los asistentes y estos repetían y repetían los pasos al compás de la música. La clase ya estaba comenzada, había llegado tarde. Buscó otro lugar que le gustara más para poder hacer su experiencia.

Al dia siguiente se encaminó a la Vieja Confitería, era la hora de la siesta, al ascender las escaleras subía un penetrante olor a café con leche mezclado con olor a gatos. ¿A dónde iba? ¿Qué estaba haciendo? ¿Qué descubriría? Sus ojos se mostraron asombrados al encontrarse con un gran salón con columnas de mármol, boisere de caoba, grandes espejos y mesitas cubiertas con manteles rojos, y parejas en la pista bailando, otras sentadas en las mesas, y la música, la arrebatadora música.

Allí dió sus primeros pasos, con temor, con verguenza, le resultaba endemoniadamente difícil, hacia años que no bailaba, que no gustaba del encuentro de sus músculos con el ritmo de la música, de esa música que se le metió por los oídos, le invadía el pecho y le bajaba por las piernas hasta llegar hasta sus pies calzados con fina y suave gamuza negra. Su cabeza estallaba, los suspiros y el aliento retenido y entrecortado resaltaban el compás del tango que definitivamente se instaló en su vida.

Muy grande fue su entusiasmo al poder comprobar al cabo de muchos meses que ya podía deslizarse sobre las lustrosas baldosas o el parquet reluciente. Al irse metiendo en el corazón de la danza sus deseos de mejorar aumentaron y conoció así a las personas que mejor le enseñaron. Fue descubriendo poco a poco los secretos, códigos, signos y rituales de la milonga. Simples pero misteriosos, en esos encuentros de hombres y mujeres abrazados.

Y allí estaban ellos, los flacos porteños, casi todos más de cuarenta, respetuosos y amables, a veces engreídos sabiéndose buenos bailarines, otros falsamente modestos. Con guiños o señas varios las invitaban a bailar. El día que un milonguero la sacó a bailar fue su triunfo, ya tenía la patente puesta, aunque sea de tanguera.

Milongueras eran las de antes, las que no habían ido a la academia, las envidiaban y admiraban porque nunca dejaban de bailar en una pista, eran las más solicitadas. Ella, con humildad, explicaba que era nuevita, que recién empezaba, que le dieran tiempo.

Hizo nuevas amistades, mujeres y hombres solos que estaban ansiosos por saber bailar cada día mejor. Todos recorrían la ciudad en busca de distintos lugares donde practicar. La pasaban bien, se volvían a sentir jóvenes, admiradas, y todo gracias al tango. Era como recuperar algo que se creía perdido, algo misterioso y pasional se había instalado en sus corazones.

Liliana Abayieva

El Abrazo

El Abrazo es en el tango lo que distingue a esta danza popular de las demás.
El Abrazo es la entrega a la danza.
Es el "abran cancha", la preparación a salir a bailar con toda la presencia de la pareja. Así, abrazados, estamos los protagonistas interiormente compenetrados en lo que vamos a bailar a compás de la música.
Es una de las posiciones corporales más difíciles de lograr en elegancia y soltura.

Cuando comencé mi acercamiento al tango fue muy difícil para mi incorporar con mi compañero esta particular entrega corporal. A pesar de que soy actriz y durante años entrené mi cuerpo en variadas técnicas corporales, para estar en el escenario o en el set con soltura y relación en todos los personajes que me tocó corporizar, tardé un poco en darme cuenta de la postura, y por ser mujer, en eliminar ese prejuicio que solemos tener en encontrar en el compañero de baile otra intención que no sea solamente la de bailar.
Cuando percibí que era "el tango" el que solicitaba esa entrega común, todo fue muy fácil y cómodo, y no hubo otro pensamiento mas que la música, que era la que guiaba los cuerpos en el espacio para lograr la belleza.

Por todo esto es necesario hablar continuamente del abrazo con todos los que se acercan al tango, para explicar y comprender el cobijo del hombre hacia la mujer, para compartir los dos un camino de encuentro cósmico de 3 minutos acompañados por los acordes de la música.

miércoles, 14 de octubre de 2015

Agradecemos a Carlos Furman por esta foto

Hermosa foto sacada por el fotografo Carlos Furman sin que nos dieramos cuenta , despues aparecio publicada en varios medios. Durante el Festival Mundial de Tango en el predio llamada el Dorrego, en 2007. Gracias Carlos, Liliana Abayieva  y Rosendo Palacios.

martes, 2 de junio de 2015

El Tango me cambió la vida

Todos los que nos hemos acercado al Tango alguna vez, lo hemos hecho con temor, con mucha ansiedad, nos costó bastante tomar la decisión, a pesar de tener bien en claro dentro de que era nuestra asignatura pendiente... Y llega el día esperado, la primera clase, y surgen las preguntas: ¿Cómo serán los instructores? ¿Cómo será el grupo? ¿Podré bailar yo... a mi edad? Nunca hice nada que tenga que ver con lo corporal... ¿Serviré? Etc, etc. Todas estas preguntas, y más, se nos presentan con respecto al baile y sobre todo al Tango.

De lejos el Tango nos subyuga, nos atrae como un imán, nos parece algo oscuro y prohibido, inaccesible, difícil de entender y aprender. Entonces nosotros los instructores les hacemos ver que no es así, que el Tango es una danza popular, que tienen que sentirse naturalmente cómodos, que hay mucha fantasía en torno a él... no es que no haya algo de fantasía, pero eso no es todo lo que contiene.

Y por fin comienzan a caminar y caminar, y cuando ya pueden bailar con el corazón abierto y a través de las piernas y pies, se inicia la búsqueda del tan ansiado equilibrio corporal y, porque no, mental, espiritual.

Sobre los tacos, que hace bastante que no se usan, los pies al principio se quejan, porque estaban acostumbrados a ojotas y chinelas, y ahora están dentro de unos cofrecitos de cuero: los tan ansiados zapatos para bailar Tango. El primer par don para practicar y no son tan bonitos, como los que vimos en la vidriera del centro, con brillos y tacos finos y altísimos...

Pero estamos aquí y ya estamos dando los primeros pasos, como cuando éramos bebés, como lo soñábamos y no es tan difícil como pensábamos. El instructor hace fácil lo difícil, ya que todo tiene que ser fácil.

Y ya sabemos el paso básico, y junto mis pies como si ellos se besaran: los talones juntos, las rodillas en tensión articular y sobre todo la postura. Tenemos que recordar el andar de los felinos porque el Tango tiene mucho de ellos. Todo tiene que ser elegante, expresivo y seductor. A través de la fuerza expresiva de la música se llega a lo sutil, a la concentración hermosa de poder bailar bella música de Tango. Y llegar a todo esto nos cambia la vida, nos cuidamos y hermoseamos más, primero un corte de cabello, después elijo la ropa que voy a ponerme para ir a la milonga, y no me olvido del perfume, el abanico si hace calor porque es muy importante, ¿qué mas? Cada una de ustedes lo sabe, lo intuye... es el encuentro con los compañeros de Tango, tres minutos de enamoramiento es lo que dura un Tango, hay tandas de 3 o 4 Tangos, volvemos a las mesas y se reanuda el baile con otra tanda, y nos vuelve incansables porque bailar el Tango o la Milonga en la Milonga es la gloria.

Liliana Abayieva, Instructora de Tango
Clases Personales y Grupales, Villa Devoto - Villa del Parque
Escrito Publicado en la revista 'Aquí Devoto'

martes, 30 de diciembre de 2014

Edición CD de Admirado Piazzolla

En este disco Liliana Abayieva reitera su declarada admiración por uno de los máximos talentos de nuestra música. Ella ha encontrado en el repertorio cantable de Astor un medio expresivo ya habitual en sus andanzas tangueras, y que le viene muy bien para su dualidad de cantante y actriz. Ha elegido la etapa más intensa de Astor como compositor de obras para cantar: de la década del sesenta en adelante. Ya había escrito el gran músico canciones con Homero Expósito, Homero Cárpena y Juan Carlos La Madrid entre otros, pero todavía su mira estaba ubicada casi siempre en la creación musical sin letra, hasta que se decidió a transformar en canciones varios poemas de Borges. Y luego vendrá su intensa labor con Horacio Ferrer, el poeta con el que registró mayor cantidad de colaboraciones.


Liliana ha tomado algunas de esas obras, agregando también versos de Albino Gómez, Ulises Petit de Murat y Mario Trejo, quienes también se vincularon a la labor cancionera de Astor. Por allí inserta versos de Borges - otro de sus mayores admirados - y Atilio Castelpoggi, conformando una realización inteligente y por demás emotiva en la que recrea con su personalidad las imágenes poéticas que acompañan a la música.

Liliana se ha reunido en este caso con el guitarrista y arreglador Alejandro Brener, que además de ofrecerle el marco adecuado a su voz, incorpora a esta antología dos tangos instrumentales del talentoso compositor marplatense. Brener rodea su guitarra con algunos destacados músicos invitados, que conforman un equipo por demás eficaz.

"Admirado Piazzolla" es un trabajo al que sin duda conviene prestarle atención. Hace tiempo ya que Liliana canta gran parte del repertorio de Piazzolla. Esta nueva realización es como un resumen de toda esa labor que ha plasmado en muchos recitales y espectáculos. La admiración por Astor ya está implícita desde el título. Y Liliana afirma su admiración con mucho amor. El que guarda esta selección.

Oscar del Priore
Octubre 2011

La Selección

1. Chiquilin de Bachin - Astor Piazzolla / Horacio Ferrer
2. El mundo de los dos - Astor Piazzolla / Albino Gómez
3. Los paraguas de Bs. As. - Astor Piazzolla / Horacio Ferrer
4. Alguien le dice al tango - Astor Piazzolla / Jorge Luis Borges
Fragmento poema "El Tango" Jorge Luis Borges
5. Libertango - Astor Piazzolla (instrumental)
6. Jacinto Chiclana - Astor Piazzolla / Jorge Luis Borges
Fragmento poema "El Tango" Jorge Luis Borges
7. Escandalos privados - Astor Piazolla / Mario Trejo
8. El gordo triste - Astor Piazzolla - Horacio Ferrer
9. Juanito Laguna ayuda a su madre - Astor Piazzolla / Horacio Ferrer
10. Triunfal - Astor Piazzolla (instrumental)
11. La ultima grela - Astor Piazzolla / Horacio Ferrer
12. El titere - Astor Piazzolla / Jorge Luis Borges
13. Graciela oscrua - Astor Piazzolla / Ulises Petit de Murat
Fragmento poema "A mi barrio" Atilio Jorge Castelpoggi

Para obtener el disco escribí al mail labayieva@gmail.com o al teléfono 011 1530625014